Averatto

Haciendo critica social me perfume de valiente, creyeron que era disidente y no era más que natural..

miércoles, 28 de agosto de 2013

El Mal





Desde tiempos inmemoriales, aquellos en que la raza humana comenzó su evolución y luchaban por adaptarse a esta su tierra, su planeta, comenzaron a presentarse como en cualquier superficie parte de una región y ecosistema, diferentes padecimientos, enfermedades, plagas y en el peor de los casos las propagadas virales pestes que pasaron factura en demasiadas ocasiones, a la postre convertidas en victimarias de civilizaciones enteras recién conformadas y luchando por su encuentro y empatía con la naturaleza, víctimas de una fría ley de selección natural. Como consecuencia de la misma ley, pretensión de perfección biológica que la naturaleza prevé para los animales, especialmente para su más sublime raza humana, los mismos fueron adaptándose y creando verazmente diversos anticuerpos de manera prácticamente involuntaria, solo con el cuerpo como aliado, para posteriormente y con la ayuda del intelecto, el sentido común y la costumbre hallar un sinfín de antídotos para poder combatir y sobre llevar todo este tipo de males.
Los males antes citados no estaban inertes, esos agentes fueron evolucionando, esbozos de avance encaminados a la destrucción cada día más severa, ampliando sus áreas de ataque, y ganando la fuerza necesaria para vulnerar esas barreras, cada día más fuertes y difíciles de penetrar. Históricamente han existido el bien y el mal, al unísono también progresando hacia su evolución, hasta no comprobar quien es mejor, quien es peor. Podría pasar años citando batallas, victorias, derrotas y puntos ya sea para el bien y el mal, pero ¿podemos decir con total certeza que conocemos origen y naturaleza del bien y el mal? Para efecto de economía y simpleza en la narrativa, dejémonos llevar por los dogmas establecidos social-culturalmente para la identificación y comparación de estos polos opuestos, el práctico efecto de lo negativo y lo positivo. Regresando a las plagas, los padecimientos y enfermedades antes mencionadas, cabe destacar que se ha hablado únicamente de aspectos de índole físico-corporal, ignorando deliberadamente la creación de antídotos y medicinas hasta ahora escasas para remediar nuestra sin duda peste más vehemente, aquella que se encarga de atrofiar la mente. Algunas personas no concordarían con el hecho de pensar en la “positividad” de algunas enfermedades para control poblacional, creación de anti cuerpos y sobre todo selección natural, pero para efectos prácticos y científicos estos males son en ocasiones más contributivos que dañinos (pensando de manera inocente, tomando en cuenta que son parte de la naturaleza y no surgimientos premeditados por el hombre y las grandes corporaciones) ya que han engendrado una raza y humanos más fuertes, longevos e ideados fisiológicamente para el desgaste y los mismos vicios de que se ha rodeado y constantemente alimentado la especie en general a lo largo de un siglo XX lleno de historias, me atrevería a decir que no le faltó alguna. Podríamos entonces aseverar con certeza y una ligereza abrupta que somos una sociedad que padece de males curables a excepción de algunos monstruos virales que inevitablemente coartan existencias vitales para personas, sociedades o humanidad en sus extraordinarios casos, pero ¿Es nuestro cuerpo lo que realmente está muriendo? La historia

generalmente narra eventos, poniendo una fecha de inicio y otra de término, como si hubiera realmente perecido ahí el espíritu del acontecimiento, aseverando que el mal, el imperialismo, la conquista, la destrucción, ambición y sed de sangre hubiesen desaparecido. No tengo quizá un punto de vista psicológico pero me parece que sigue siendo la más escasa de las curas la de remediar o al menos aliviar el intelecto, esta que fácilmente se envicia, bloquea, y hasta predestina al fracaso y a su hemisferio recto, totalmente cuadrado e infranqueable hacia sus nuevas teorías a pesar de la educación tan constante y temprana.
Después de un prólogo de los males y al parecer haber logrado una escueta pero razonable clasificación, se debe ahondar en el hecho de nuestro mal mental, como país, como continente y como humanidad. Se ha transmitido la guerra, la conquista la ambición a lo largo de la historia mundial y voltear a mirar los conflictos internacionales actuales solo serviría para reafirmar la hipótesis previa de un mundo en herencia de los males y preocupado por banalidades y por asuntos de cualquier índole, siempre y cuando se logre el objetivo de encajar en sociedad, aunque sea esta una conjunción “civilizada” enferma, caótica o podrida por dentro, la adaptación ya no es dentro de un ecosistema, si no de un modelo de comportamiento que se construyó piedra por piedra por la ignorancia y conformismo de todos y cada uno de nosotros. Este es nuestro legado, es nuestra herencia, armas que no destruyen una extensión de terreno pero si una conjunción de sistemas inmunológicos, explosiones que no aletargan cuerpos ni cosechas, si no capas cerebrales condenándolas a la embolia intelectual, sistemas que no solo simplifican la vida, sino más bien la automatizan, educación que no pretende ejercitar y brindar el deseo de conocimiento, sino más bien el entrenamiento para adaptarte a las reglas. Estas son las grandes armas con las que hoy en día contamos y aun así parece que no es suficiente pues los “Tesoros no Renovables” deben disputarse de otro modo entre caprichos de jefes de Estado. No podría hablarse de una plaga, la peste seríamos nosotros, tampoco puedes ir en busca de tu salvación sin ser juzgado y reprendido, ¿Hasta cuándo vamos a remar todos juntos contra la corriente? Más aclarado no puede estar que con unos cuantos no será suficiente, quizá solo podamos aprender a hacernos a un lado y estar preparada contra los ataques, disminución de ira y adopción de positividad ayudarían en demasía, pero ¿No existen males milenarios con los que podríamos fácilmente terminar? Como pueblo Mexicano seguimos siendo malinchistas, indiferentes, orgullosos y envidiosos… En un renglón descriptivo y limitante, porque hace 500 años éramos libres de una conquista, y ¿quién no se siente conquistado? 200 años y ¿quién se siente independiente? 100 años y díganme ¿Quién cree que no es necesaria nuestra revolución? No podremos utilizar los mismos métodos y debemos estar conscientes de que es eso que enfrentamos, pero hasta que no brindemos la mano al paisano, al que en algún modo es tu hermano, hasta que no tengamos el valor de darle la espalda un día a quien nos la da todo el año, hasta que perdamos el miedo y recuperemos el respeto por nosotros mismos… Hagamos como podamos y sigamos en un coliseo, donde nos disparemos unos contra todos mientras una parcialidad se divierte en las gradas del escenario, ideando nuevas armas con las que sea más entretenida nuestra putrefacción.

VEDCI...

No hay comentarios:

Publicar un comentario